La Cooperativa CALF busca minimizar los riesgos por las tormentas eléctricas

 

Difundió una serie de medidas a fin de minimizar los riesgos sobre las personas en caso de tormenta eléctrica, viento o lluvia intensa. 

 

La Cooperativa CALF recomienda una serie de medidas a adoptar para minimizar los riesgos sobre las personas durante las tormentas. 

 

En este sentido, aconseja “no acercarse a postes de luz o cables de electricidad. Evitar cualquier contacto que pueda generar una electrocución”. 

 

También, “en caso de estar al aire libre, evitar refugiarse bajo un árbol. Si existe la posibilidad, meterse al interior del auto es la opción más recomendable y segura”.

 

Además, “se recomienda desconectar aparatos eléctricos cuando hay tormentas eléctricas o con presencia de rayos. Mantenerse alejado del celular, sobre todo si está cargando, puesto que puede recibir una descarga”.

 

Piden a la población que “si se encuentra con cables caídos en la vía pública, no los toque. No intente removerlos, ni deje que alguien lo haga”. Y que llame inmediatamente al servicio de guardia.

 

Explican que “en caso de sentir un cosquilleo en la piel, que se eriza el cabello y que los objetos metálicos o que terminan en punta metálica emiten un extraño zumbido parecido al de una colmena y se producen chispas o destellos la tormenta está próxima. Todos estos fenómenos se producen por el desplazamiento de las cargas eléctricas que generan las tormentas. Y significa que el aire en el que nos encontramos se ha vuelto conductor. Hasta el punto de que en ocasiones entre dos excursionistas cercanos entre sí y sin tocarse puede producirse una molesta descarga”.

 

Por lo tanto, en caso de notar alguno de estos fenómenos en medio de una tormenta el peligro es inminente. Porque significan que está a punto de caer un rayo”.  Y dicen que hay que retirarse de todo lugar alto.

 

Finalmente, sostienen que la caída de un rayo a tierra es una de las amenazas más serias derivadas de una tormenta. “Se produce cuando la diferencia de potencial entre la nube y la tierra supera la capacidad aislante del aire. El peligro puede no ser aparente. Se dan casos de caída de rayos a más de 20 km de distancia del lugar en que descarga la tormenta”.