Miembros de una Iglesia Evangélica golpearon a vecinos y a un inspector municipal 

 

Sucedió el sábado en la calle Pomona y los Álamos del barrio Confluencia. Pretenden construir una iglesia en un lugar que está prohibido.

 

Los vecinos y vecinas del barrio Confluencia rural rechazaron la construcción de una iglesia.  Dicha construcción está prohibida ya que sólo se permiten viviendas unifamiliares.  

 

Vecinos y vecinas aseguran tener miedo porque la pastora Liliana Fernadez, sus hijos y fieles los amenazaron. 

 

“Hemos presentado muchos reclamos en medida de no innovar. Y pese a eso, la Municipalidad les autorizó retomar la construcción bajo unos planos claramente mentirosos”, manifestaron los vecinos. 

 

En este sentido, exigen que “se detenga la obra y se demuela la parte excedida”. Aseguran que la pastora LIliana Fernández, “viene presentado distintas maniobras para avanzar con la construcción. Incluso llegó a presentar en el Concejo Deliberante un pedido de excepción para poder construir el templo, que se le denegó”. 

 

Ante esto, miente y dice “que va a hacer una casa, miente con los planos que presenta, y miente a la comunidad”, denuncian.