La Provincia de Neuquén ampliará la vigilancia epidemiológica

 

Se sumarán tres modalidades de vigilancia epidemiológica específicas orientadas a detectar Coronavius y enfermedades respiratorias prevalentes.

 

A partir del lunes se implementará en la provincia una nueva estrategia de vigilancia epidemiológica. Se complementará la vigilancia tradicional de testeos de casos sospechosos de Covid-19. En este sentido, se realizarán testeos a quienes cumplan con la definición de caso sospechoso de la unidades centinelas. También a personas que se encuentran en  instituciones cerradas que estén asintomáticas. Y al personal de salud que haya estado en contacto con casos confirmados de Covid-19. 

 

Esta semana en la provincia se habilitaron nuevos servicios y actividades recreativas. “Esto es un triunfo fruto del comportamiento de cada uno de los neuquinos y neuquinas en la cuarentena. Este status sanitario que hemos conseguido tenemos que protegerlo como un gran tesoro. Estoy convencido de que las personas que trabajen en estas nuevas actividades habilitadas lo harán con responsabilidad», expresó el gobernador.

 

El objetivo es conocer cómo se comporta este nuevo virus con los restantes agentes etiológicos habituales durante el período invernal. Para ello que se implementarán estas tres modalidades de vigilancia que coexistirán y se complementarán con la vigilancia tradicional.

 

Primero, se analizarán las muestras por Covid-19 y, en caso de dar negativo, por Influenza A y B. Por un lado, las unidades centinelas habilitadas en cada sector testearán a cualquier persona que consulte voluntariamente y que cumpla con la definición de caso de la unidad. Son personas con síntomas leves y sin nexo epidemiológico.

 

Esta estrategia varía según las particularidades de cada localidad. En caso de que tengan o no casos confirmados de Covid-19. Actualmente, dichas unidades centinelas se encuentran funcionando en efectores seleccionados de la provincia. Y en función del incremento de la consulta respiratoria habitual, se prevé un aumento del número de muestras a un estimado semanal de 220.

 

En el segundo caso, dirigido a poblaciones especiales, se testeará a aquellas personas con síntomas respiratorios como asintomáticos. Pero que tengan factores de riesgo para Covid-19. Estos son mayores de 60 años, diabetes, enfermedad cardiovascular o respiratoria crónica, insuficiencia renal, cirrosis, inmunocompromiso. Se aplicará a personas que estén en geriátricos, hogares o lugares de rehabilitación. Aproximadamente, se dispondrá de un promedio de 100 muestras semanales para los testeos.

 

Por último, con relación al personal de salud será a aquellos que en los últimos siete días hayan estado en contacto con un caso confirmado de Covid-19. Ya sea por internación hospitalaria o domiciliaria y/o por procesamiento de muestras, y estén asintomáticos. Se prevén unas 150 muestras para una semana.