#Coronavirus: el FIT defendió su propio plan de emergencia sanitaria y social

 

El Frente de Izquierda presentó su propio despacho por minoría a la ley de emergencia sanitaria. Plantearon medidas de urgencia y el rechazo al endeudamiento de la provincia.

 

La izquierda pidió la “centralización de todo el sistema de salud, incluyendo toda la salud privada, desde los grandes laboratorios a las clínicas y hospitales privados, bajo gestión pública y control de trabajadores y trabajadoras y especialistas”.

 

También exigieron “la provisión masiva de test de detección temprana, para evitar la propagación del COVID-19”.

 

Además, plantearon una serie de medidas de protección de los sectores más vulnerables de la sociedad como la “prohibición de despidos y suspensiones”; “licencias con goce de haberes en los casos de actividades no esenciales, cuidado de familiar, grupo de riesgo”.

 

También un salario de cuarentena de un mínimo de $30.000 todos los meses para todos los trabajadores y trabajadoras sin distinción que no tuvieran licencias pagas”.

 

El FIT, además rechazó el endeudamiento de 140 millones de dólares, y para financiar la emergencia sanitaria propusieron “la creación de una partida presupuestaria de emergencia” y la “creación de un impuesto especial del cinco por ciento (5%) de la producción de hidrocarburos”.

 

El diputado del PTS en el FIT, Andrés Blanco, aseguró que “el proyecto del Ejecutivo, más que un plan de emergencia sanitaria es un plan de endeudamiento de la provincia que van a terminar pagando las familias trabajadoras con más ajuste.  Necesitamos un verdadero plan de emergencia sanitaria y social.  Para esto, es necesario afectar las ganancias de las principales empresas acá las petroleras y el no pago de la deuda en el país”.

 

Criticó duramente a la oposición del Frente de Todos que “a pesar de los discursos encendidos en contra del endeudamiento terminaron en bloque votando a favor de hipotecar el futuro de los neuquinos”.

 

 

Además, señaló que la cuarentena “como única estrategia” es insuficiente. Y explicó que la “Organización Mundial de la Salud recomienda tests masivos, que permitan conocer el estado real de propagación de virus y diseñar un plan integral”.

 

En este sentido, explicó que “que hacer testeos masivos no es algo imposible. Cobrando un impuesto del 5% a las petroleras el Estado recaudaría 40 millones de pesos diarios”.

 

El diputado ceramista en su intervención interpeló al Gobierno por el cuidado de la salud de los trabajadores de la salud.  “Los trabajadores y trabajadoras de la salud son quienes, a pesar de la falta de recurso humano, aparatología e insumos, sostienen los hospitales y garantizan el derecho a la salud de la población. Son un sector en riesgo que da respuesta todos los días a esta pandemia”, afirmó.

 

Aseguró que “el Estado no puede escatimar recursos en cuidar su salud. En primer lugar, garantizando test preventivos al 100%. Barbijos para todos. Ropa adecuada. Insumos”.

 

Por otro lado, criticó la política represiva del gobierno de la provincia. “La policía que asesinó a Fuentealba, que baleó a nuestro compañero Godoy, que mató por la espalda al joven Brian Hernández no nos cuida”, denunció.

 

Y advirtió que con “la excusa de garantizar la cuarentena y la salud de todos y todas comete todo tipo de malos tratos y violaciones a los derechos humanos”.