Quieren mejorar los cementerios de Neuquén y construir un tercero en la Meseta

 

La Municipalidad de Neuquén anunció que hará una fuerte inversión en la puesta en valor y mejoramiento de los dos cementerios públicos de la ciudad.

 

El intendente, Mariano Gaido, recorrió el lunes la necrópolis del centro. En la recorrida anunció que ya se hizo la reserva fiscal para el tercer cementerio de la ciudad en la zona de la Meseta.

En este sentido, el subsecretario de Mantenimiento de Edificios Públicos señaló que es el Estado municipal quien «tiene la obligación de llevar adelante un política mortuoria acorde a las necesidades de los ciudadanos”.

 

“Rápidamente detectamos que no hubo ni planificación, ni inversión, y que los dos cementerios están colapsados”, relató dijo Miguel Martínez.

 

En este sentido informó lo dispuesto por el intendente. «Fue contundente, nos planteó que debemos generar los espacios para cumplir con la cristiana sepultura de nuestros difuntos. Y la adecuación de los mismos para contener desde la arquitectura emocional. En este aspecto vamos a establecer mejoras paisajísticas que ayuden emocionalmente a quienes visitan a sus deudos”.

 

Planteó que ante el colapso de los dos cementerios, se hará un tercero en la zona de la meseta. “Ya está hecha la reserva fiscal en un predio de 17 hectáreas. Actualmente entre las dos necrópolis tenemos 8 hectáreas. Creemos que con el tercero vamos a poder dar la respuesta a la demanda que la ciudad está necesitando”.

 

Además, en forma inmediata se trabajará en “recuperar espacios y tratar de ir solucionando la demanda de la mejor manera”, explicó.

 

En este sentido, contó que la población actual de los dos cementerios, según la base de datos de la AMIP es de 10.682 difuntos, “esto sobre la base del tributo de cementerio, pero entendemos que debe superar los 15 mil en función de que existen edictos para ejecutar exhumaciones y posteriores cremaciones que por falta de horno no se realizan, incluso algunos pendientes desde hace años”, dijo y explicó que de avanzar con las exhumaciones también se generarían nuevos lugares.

 

Anunció que ante este panorama se va a realizar un censo in-situ en la intención de confeccionar un registro general de fallecidos “provenientes de esta y otras jurisdicciones, cruzamiento de datos que nos den veracidad en la información de nuestros difuntos”, dijo Martínez y agregó que se volcarán los datos a un libro especial; y a un sistema informático.

 

Sobre las deficiencias que encontraron, el funcionario puntualizó que en el cementerio Parque Progreso, se encontraron con una ausencia absoluta de planificación respecto al uso del espacio, y una situación crítica en los espacios disponibles para las inhumaciones. “También una desordenada e irregular ubicación de las tumbas, falta de infraestructura en lo que es redes agua, rampas de accesibilidad, señalización, falta de iluminación. También deterioro edilicio de las oficinas de atención, y falta de un sistema de control sobre todo el predio”, describió el subsecretario.

 

En el cementerio Central el relevamiento dejó al descubierto deficiencias en infraestructura de riego, iluminación, electricidad, veredas y parquizado; también falta de un sistema de control de vigilancia sobre todo el predio.

 

“Tampoco hay jerarquización por tratarse de un cementerio histórico, no están puestas en valor las tumbas y panteones de los hacedores de la ciudad como Abel Chaneton, Miguel Mango o Eduardo Castro Rendón”, detalló y planteó que se tiene planificado hacer “recorridos con paradas para la contemplación. Mejoras de esos sitios, de su entorno inmediato con referencia histórica de las personalidades allí sepultadas”.