Artesanías Neuquinas compra y comercializa la producción de las comunidades mapuches

 

La provincia, a través de la empresa Artesanías Neuquinas, acompaña, promociona y comercializa los productos de las comunidades mapuches.

 

Con un stock de más de 19.000 piezas textiles, de tallado en madera, joyería, cerámica e instrumentos musicales y 45 años de existencia, Artesanías Neuquinas sigue siendo el vehículo de promoción y comercialización de productos realizados por las comunidades mapuches de la provincia.

 

La empresa estuvo presente días atrás en la 78 º exposición de la Sociedad Rural del Neuquén, en Junín de los Andes, oportunidad en que no sólo se exhibieron muchas de las piezas en venta, sino que además se invitó a artesanos y artesanas para que expliquen los procesos de elaboración -muchos de ellos ancestrales- que hay detrás de cada producto.

 

Rossana Benigar, presidenta de Artesanías Neuquinas, explicó que la exposición rural de Junín de los Andes es, junto a La Rural de Palermo que se desarrolla en julio, son los principales eventos que aprovecha la empresa provincial para comercialización de las diferentes realizaciones.

 

“La cantidad de artesanos y artesanas en toda la provincia es muy importante. En estos momentos contamos con un padrón activo, es decir que han vendido su producción a Artesanías Neuquinas al menos dos veces en el último año, de más de 800 artesanos”, informó Benigar.

 

Los rubros sobre los que trabajan los productores son el textil -el más importante-, tallado en madera, instrumentos musicales, joyería en alpaca y plata y cerámica. Uno de los objetivos sobre los que se viene trabajando es recuperar la utilización del sauce mimbre para la confección de canastos y producción de flores de madera.

 

Además del movimiento comercial de la empresa, también se cuenta con un importante stock. “Los procesos de recolección son salidas por toda la provincia que se planifican desde Artesanías Neuquinas y se realizan hasta dos veces por año. Cada artesano se presenta con su carnet, se cotizan las piezas de acuerdo al parámetro de calidad que tenemos y a partir de allí, se realiza la compra directa al productor”, indicó Benigar. En cada campaña de recolección, la provincia realiza una inversión del orden de los 4 millones de pesos y un volumen de compra de más de 11.500 piezas.

 

“Esta es una empresa del Estado, que tiene la función de comprar la producción artesanal de las comunidades mapuches y facilitar la comercialización a través de los locales que hay en Neuquén, en San Martín de los Andes y un punto de venta en la Casa de Neuquén en Buenos Aires”, enumeró.

 

En 2020, por segundo año consecutivo, se abrió un espacio de venta en Copahue, aprovechando la actual temporada termal.

 

Otro eje de trabajo de la empresa está constituido por las artesanías contemporáneas. Como explicó Benigar, “se continúa fortaleciendo la marca Neuquén Inspira, como una propuesta para incorporar a las ventas piezas artesanales contemporáneas, que permite ofrecer productos con sentido identitario mediante la utilización de diferentes tipos de técnicas y materiales”. De esa manera, se logran piezas utilitarias o de uso diario como juegos de té, mates, tazas de cerámica esmaltada y pintada con flores del bosque andino-patagónico; almohadones, bolsos, carteras, billeteras y cintos de cuero con intervenciones textiles y piezas en vitrofusión con iconografía específica que resaltan aspectos como la flora y fauna del Neuquén.

 

Plan de actividades

 

“Tenemos un plan de trabajo muy importante para este año, que abarca no sólo la comercialización de los productos sino también el acompañamiento de todos los espacios educativos que nosotros denominamos talleres de recuperación y transmisión de saberes, ante la pérdida de saberes ancestrales que se pueda dar”, indicó. Asimismo, agregó que desde la empresa se acompaña los diferentes talleres en el ámbito provincial para que las personas que tengan esos saberes pueda trasmitirlos a las generaciones más jóvenes.

 

Benigar sostuvo que en la exposición realizada en forma reciente en Junín de los Andes se invitó a muchos artesanos para que expliquen los procesos de elaboración y den a conocer que detrás de cada producto hay un proceso artesanal cuyas técnicas fueron trasmitidas de generación en generación.

 

Uno de los desafíos de la empresa para este año es acompañar las construcciones de nuevos espacios para el funcionamiento de los talleres y continuar con el mejoramiento de algunos espacios comunitarios para el encuentro de artesanos y la capacitación.