Los niños y niñas de Neuquén ya tienen nueva libreta de salud

 

El Ministerio de Salud presentó el nuevo formato de acuerdo al plan provincial 2019-2023. Cuentan con diseño y lenguaje inclusivo.

 

La ministra de Salud, Andrea Peve, presentó las nuevas libretas que acompañarán a los chicos y chicas neuquinos desde su nacimiento. Fue en el marco de la segunda jornada Institucional de Trabajo en Territorio.

 

Peve explicó que “son una versión actualizada con diseño y lenguaje inclusivo. Integran nuevos instrumentos de medición, el calendario de vacunación, recomendaciones e información para el cuidado y la atención de la niñez”.

 

Recordó que estos avances “son posibles porque dentro de Sistema Público de Salud «se prioriza la maternidad e infancia». Y que es uno de los ejes del Plan Provincial de Salud 2019-2023.

 

Por su parte, la referente de la dirección de Maternidad e Infancia, Cecilia Mailer, hizo referencia a la revisión de la información que conforma las libretas. «Fue un trabajo de casi dos años y se incorporaron aportes de las distintas disciplinas y los sectores involucrados en la atención integral de la infancia». El objetivo era «conseguir un formato que facilitara tanto el registro de los profesionales, como la lectura a sus destinatarios y las familias como primer eslabón en el cuidado y la crianza”.

 

 

Características de la Libreta de Salud

 

La primera característica que se destaca en las nuevas libretas es el cambio en la denominación y la unificación. Antes se denominaba Libreta de Salud del Niño y se imprimía con tapa celeste y Libreta de Salud de la Niña y se imprimía con tapa rosada.

 

Ahora con el nuevo diseño, se propone un abordaje integral de la niñez, incorporando en un mismo documento los patrones para el seguimiento del crecimiento de niñas y niños.

 

La segunda dimensión se da en el cambio de la denominación en el pasaje de la antes llamada Libreta del Prematuro por una libreta que adecua el seguimiento de salud integral a las necesidades de los menores nacidos antes de término o que, por cualquier otro tipo de condición, necesiten controles especiales.

 

Otra incorporación importante es el Instrumento para la Observación del Desarrollo Infantil (IODI) que consiste en una grilla que enumera indicadores para la evaluación integral del desarrollo entendido como un proceso de cambio, en el que se observan la incidencia de cuestiones psicobiológicas, pero también y fundamentalmente, de interacción con quienes lo cuidan y su entorno inmediato.

 

Maisler expresó que la reedición de las libretas “tuvo como motivación central, no sólo renovar el contenido y las recomendaciones útiles para las familias que comienzan con cada nacimiento un nuevo ciclo de crianza, sino también adecuar ciertos usos del lenguaje y formas de registro que estén en sintonía con el reconocimiento de la diversidad de género y de familias”.

 

Son documentos cuya renovación gráfica y de diseño, apunta a acompañar el trabajo asistencial de quienes hacen el control de salud durante la niñez, al mismo tiempo que aportan información útil a los adultos que los cuidan diariamente, haciendo foco en que todos los menores son sujetos de derecho y que su protección es responsabilidad de todos. En este sentido, la primera página de la libreta se dedica a enumerar los derechos de la niñez.

 

Las libretas estarán acompañadas por cartillas de recomendaciones diferenciadas por edades, de cero a tres meses, cuatro a seis meses, seis a nueve meses, nueve a 12 meses, 12 a 18 meses, 18 a 24 meses, con temas de interés para los padres sobre inmunizaciones, desarrollo, accidentes domésticos, uso de pantallas, entre otros.

 

En síntesis, las nuevas Libretas de Salud para el cuidado y la atención de la niñez, tanto en su cambio de denominación como en sus criterios gráficos, constituyen un avance hacia componentes visuales atractivos, tanto en términos de género, diversidad como en la representación de personas con discapacidad, en un sentido más actual e inclusivo.