Pereyra: “Estamos ante una situación terminal que necesita medidas urgentes”

 

El senador y titular del sindicato de petroleros se refirió a las medidas adoptadas por el Gobierno nacional que golpearon a la actividad hidrocarburífera.

 

 

El senador de la Nación y titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, Guillermo Pereyra, se refirió a las medidas adoptadas por el Gobierno Nacional como la fijación de un precio del barril de crudo, las retenciones a las exportaciones y el congelamiento del mercado de combustibles que “dieron un martillazo a la única actividad -junto al agro- que generó ingresos reales para el país”. “Estamos ante una situación terminal que necesita medidas urgentes”, manifestó.

 

Informó que el cuerpo de delegados del Sindicato de Petróleo y Gas Privado facultó a la Comisión Directiva con la capacidad de tomar todas las medidas gremiales que sean necesarias y se declaró en estado de alerta y movilización permanente “para reclamar el freno de las políticas erráticas con la urgencia de reencauzar el crecimiento de la cuenca y del país”.

 

La organización gremial que dirige Pereyra consideró que «los permanentes cambios de reglas de juego y la destrucción de garantías jurídicas hicieron que las operadoras como YPF, Vista o Tecpetrol no consigan financiamiento para proyectos de desarrollo y la cotización de sus acciones caiga en picada». En la misma medida, desde el Sindicato aseguraron que las empresas de servicios se ven obligadas a bajar equipos y suspender personal. En esta condición se encuentran empresas como San Antonio, Schlumberger, Baker y Calfrac.

 

De la misma manera, las medidas pusieron a las pymes al borde de la quiebra al ver pesificados sus contratos a un valor muy por debajo del que indica el mercado. “Sus cadenas de pagos están paradas y no pueden financiar sus operaciones, cumplir contratos ni pagar sueldos”, recordó.

 

“La actividad hidrocarburífera en la cuenca está frenada y no se ven soluciones de parte de un Gobierno Nacional que tomó medidas que atentan al trabajo y la producción”, manifestaron desde el sector gremial y advirtieron sobre la posibilidad de que se concreten más de mil suspensiones. “El riesgo de despidos y baja de equipos en la última semana son el resultado de todos los acuerdos incumplidos por parte de quienes deben garantizar las condiciones para que crezca el país”, finalizó.