Dispositivo de Atención al Varón: desaprendiendo conductas violentas

Concluyeron los talleres grupales que abordan el desaprendizaje de las conductas violentas adquiridas. Los usuarios continuarán con instancias de monitoreo.

 

 

 

Concluyó el segundo ciclo de grupo cerrado del Dispositivo de Atención al Varón (DAV), la unidad dependiente del ministerio de Ciudadanía pensada para atender a varones que ejercen violencia contra las mujeres.

 

Durante este proceso, que constó de 34 encuentros, seis usuarios problematizaron sus historias de vida, sus marcos de creencias y modelos familiares, abordados desde una mirada psico-socio-educativa.

 

Según explicó una de las psicólogas que trabaja en el dispositivo, Huilen Gamoneda, entre otros temas abordaron los diferentes ejercicios y tipos de violencia, los límites, las sexualidades, el cuidado del cuerpo, las infancias, los vínculos con sus padres, sus paternidades, las emociones, género, diversidad y micromachismos.

 

En la siguiente etapa, los participantes, continuarán ahora con una instancia de monitoreo, con entrevistas cada 15 días, en la que una dupla psicosocial evaluará su situación.

 

Además, “la idea es que también continúen revisando en una segunda etapa del grupo, en el que se profundizarán algunas temáticas que ya se trabajaron durante los primeros 34 encuentros”, dijo la trabajadora social Lucía Menéndez Brunetta, miembro de una de las duplas psicosociales que trabaja en los grupos de varones que se conforman.

 

Una de las coordinadoras del DAV, Angélica Riquelme, explicó que “en estas temáticas solemos poner todo sobre las víctimas. Hay espacios para mujeres, se hacen refugios para mujeres, dispositivos de pulseras electrónicas, cuando en realidad es en los varones donde tenemos que poner el eje fundamental. Si los varones no ejercieran violencia en sus relaciones vinculares no tendrían que existir ni refugios, ni dispositivos, ni pulseras. Si ellos consiguen deconstruir esta masculinidad que tienen tan incorporada, van a empezar a poder conectarse desde lo emocional, desde la ternura”.

 

El ingreso al DAV no sólo se realiza por disposición de otros organismos del Estado, sino que también puede producirse a partir de demandas espontáneas. En ambos casos, previamente se efectúan entrevistas de admisión.

 

En la ciudad de Neuquén funcionan tres grupos en simultáneo y en los próximos días se abrirá uno nuevo. Mientras que en el interior funcionan grupos en Senillosa y Plaza Huincul.

 

Para más información, comunicarse al 299- 5818627, o dirigirse a las oficinas, ubicadas en Carlos H. Rodríguez 90 de la ciudad de Neuquén.